Durante quince años estuve viajando, casi todas las semanas, desde Barcelona a Mallorca para ir a Son Fortesa. Una arquitectura rural del siglo XVI situada en Alaró, en el centro de la isla, a pocos kilómetros del HQ de Camper en Inca. Aunque no lo parezca, es un lugar de trabajo. Un espacio abierto a la cultura, la creatividad y las nuevas ideas. El lugar donde se han gestado muchas de las cosas que he tenido el privilegio de hacer con ellos durante esos años. Actualmente es la sede de la Fundación Camper.

De Barcelona a Mallorca.