El amor por el baño y el amor en el baño son dos cosas muy distintas que se podían mezclar en el showroom de ArtQuitect. Sobre esa idea comenzamos a desarrollar la exposición “Bath Love”. En la planta del local a pie de calle se mostraba como siempre una selección del mejor diseño internacional. Debajo estaba el sótano, un lugar oscuro y perfecto donde dar rienda suelta a la imaginación para asegurar que los clientes no olvidasen nunca la visita. Con la experiencia reciente de haber editado el libro Sex Design, hice una selección de los diseñadores más afines al tema y les pedí un diseño exclusivo para la ocasión. Por razones que no tienen nada que ver con ninguna clase de censura, la muestra no se llegó a realizar. Estos eran algunos de sus contenidos.

Los azulejos de Juan Gatti. En ellas están los dos polos creativos del diseñador argentino, el exquisito y el gamberro. Comenzó dibujando un gran fresco pompeyano y acabamos haciendo una colección de cerámicas con detalles en oro y rosa.

El “Fauteil d’Amour” de Alfredo Häberli. Un mueble que por su función también podría tener su lugar en un gimnasio. Está diseñado para practicar ciertas posturas con mayor comodidad y necesita acompañarse de un manual de instrucciones para su uso.

La ducha de Bala Studio. Los mexicanos Xanath Lammoglia y Andrés Amaya son especialistas en el diseño de mobiliario para la diversión sexual. Recibieron el encargo con pasión y proyectaron una ducha interactiva que tiene varias aberturas estratégicamente situadas.

El banco caliente de Jordi Torres. Calefactable y agujereado con una forma bastante explícita. Fabricado con madera y acero inoxidable brillante. Es un mueble de lujo en la línea de otros trabajos del diseñador catalán. Sirve tanto para sentarse como para recibir un masaje sin tener que darse la vuelta.

Los accesorios de baño de Diego Ramos. Desarrollados a partir de los que había ideado originalmente para su exposición de final de carrera en el Royal College of Art de Londres. Tienen un doble uso, como la barra que es también una ducha, o viceversa.

Los “pitogramas” de Max Kisman y Transatlàntic. Una ocasión para volver a traer a Barcelona al genial diseñador holandés, y para volver a reunir al mítico grupo que formaron tres profesionales muy serios que se llaman Ramon Benedito, Lluís Morillas y Josep Puig.

El asiento Cul is Cool. La única pieza creada originalmente para esta exposición que se puso finalmente en producción, aunque con otros materiales y otras empresas, primero ABR y después Escofet.

José Luis López Ibáñez hizo los primeros esquemas para la distribución del espacio, donde había muchas más cosas, entre ellas una “Sex Design Shop” con productos que ya estaban en el mercado. También literatura, me permití el lujo de pedirle a un relato a la escritora Mercedes Abad, se titula “La última beata” y lo guardo para cuando finalmente podamos hacer realidad un proyecto de exposición tan divertido y sugerente como este.

El amor por el baño y el amor en el baño.

Trabajos relacionados

Cul is Cool

ABR, 2006, Escofet, 2013

Historia de una nalga.

Logotipo Bath Love

ArtQuitect, 2005

Logotipo para la exposición “Bath Love: amor de baño” organizada por ArtQuitect.

Sex Design

Línea Editorial, 2004

Un libro para todos los públicos. Porque trata todas las disciplinas creativas, desde el diseño gráfico a la arquitectura, respecto a un único tema que nos interesa a todos: el sexo.