Una pantalla puede ser también un lienzo para un artista. Es un recurso que ya hemos utilizado en alguna de las piezas del catálogo de Metalarte (la Alta Costura by Cristian Zuzunaga) y que habíamos visto en otras ocasiones. Suelen ser impresiones o estampados con diferentes técnicas. La pantalla de Pamela también se puede convertir en una obra de arte, que en este caso es única, porque solo existe un original; y diferente, porque se ha realizado con papel, destreza y una paciencia infinita. La que tiene Raya Sader Bujana. La idea de hacer este proyecto nace de los glamurosos tocados que lucen las señoras en una famosa carrera de caballos. Tres lámparas con tres acabados –Brass, White y Black Chrome– que se prestan a interpretaciones glamurosas, homenajes arquitectónicos y chorros de ironía. Las fotografías las ha realizado Leo García Méndez.

Raya Sader Bujana es una artista venezolana, nacida en Líbano, que está viviendo y trabajando en Barcelona. Comenzó a descubrir el papel como medio artístico durante sus estudios de arquitectura. “Es un material con muchísima versatilidad y posibilidades artísticas, a pesar de parecer frágil y endeble”. Y le resulta muy gratificante hacer todo el proceso a mano, “no utilizo láser, todos los cortes los hago con bisturí y después comienzo a moldear el papel y trabajar las texturas para intentar conseguir piezas orgánicas y fluidas”.

Un proyecto de «paper art» realizado con Raya Sader Bujana.

Trabajos relacionados

Publicidad Visitez

Metalarte, 2017

Dirección creativa y diseño de publicidad para la campaña visitezmetalarte.com con fotografías de Rafael Vargas.

Campaña Visitez

Metalarte, 2017

Una campaña corporativa que tiene un triple objetivo, presentar las novedades de Metalarte, relanzar los diseños más icónicos de la marca y promocionar su nuevo website.

All you need is advertising

Metalarte, 2008

Campaña para Metalarte con fotografías de Ibai Acevedo. La gráfica es de Pablo Martín.

Campaña publicitaria

Metalarte, 2007

Una muestra de que la publicidad de producto no tiene por qué ser ni fría ni sosa. Nienke Klunder le dio el punto chic con sus inquietantes retratos. La gráfica es de Pablo Martín.