Tiene un talento único y una historia personal fuera de lo común. Por eso me aventuré a publicar su biografía anticipada cuando apenas acababa de cumplir cuarenta años. Para escribirla escogí a Àngels Manzano, una periodista veterana que lleva escondida una escritora en su interior. Hay personas que tienen unas capacidades extraordinarias y por alguna razón no llegan a desarrollarlas. Otras son todo lo contrario y se tiran a la piscina una y otra vez persiguiendo sus sueños, aunque ya no quede agua. El éxito consiste de ir en fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo. Lo dijo Winston Churchill, que vivía en Londres, la ciudad donde está el Royal College of Art, una escuela perfecta para que los talentos bipolares sepan si tienen que transitar por la senda del arte o por la del diseño. Uno de sus profesores estrella es Ron Arad. Cristian salió de allí con el sueño digital que lo convirtió en pixel man. A partir de entonces orientó su trabajo en dos direcciones, haciendo colaboraciones personales con empresas, que es lo habitual, y creando la suya propia, que es lo más difícil.

Portada del catálogo de Metalarte con la edición limitada “by Cristian Zuzunaga” de la lámpara Alta Costura. En el taller de serigrafía de Art Plus revisando en 2015 un prototipo que no acabó de funcionar. La colección de sillones, lámparas y espejos que diseñé, junto con Otto Canalda, para su empresa Zuzunaga. Página de la revista Icon donde se anunciaba la colaboración con Camper y la conferencia que organizamos para presentarla con motivo del Madrid Design Festival 2019.

Trabajos relacionados