Textos del libro Inout & Friends sobre la lámpara Inout.

Soy un pesado defensor de aquella famosa frase de Bob Gill que dice más o menos que una idea no es buena si no somos capaces de explicarla por teléfono. Inout es de las pocas lámparas que existen que pasaría la prueba. / FERNANDO AMAT (Vinçon)

Si pidiéramos a un niño –siempre que haya crecido en nuestro contexto cultural de referencia– que dibujara una lámpara, dibujaría Inout. Este concreto arquetipo formal es, sin duda, una de las razones de su éxito. Es ordinaria en la forma y exótica en las proporciones; tradicional en su función y expresiva en la utilización de los materiales y de la técnica; valiente y humilde al mismo tiempo. Entra a formar parte de nuestro día a día como una novedad que existe desde siempre. / VALENTINA CROCI (Revista Ottagono)

No se encuentran a menudo lámparas con talla de pívot de baloncesto. Y menos aún capaces de desaparecer precisamente cuando se encienden, que es el momento elegido por las lámparas para hacerse presentes. Más bien al contrario, estábamos acostumbrados a lámparas que disminuían al mínimo su presencia material cuando se apagan, como escamoteándose una vez cumplida su función. / JOSÉ MARÍA FAERNA (Revista Diseño Interior)

Tiene bastante de lámpara maravillosa y se comporta como dicen son las mujeres elegantes en las fiestas mundanas, dejándose ver pero sin hacerse notar. Llama la atención sin estridencias, y lo mismo aparece en un hotel playero de Menorca lleno de taquillones castellanos (será por darle el toque moderno al jardín) como te la encuentras en algún sitio trendy de una zona fashion. Vamos, que la lámpara es tan buena que hasta la compra y la enciende y se alumbra con ella gente sin ningún criterio.Y conste que esto es un elogio, y de los mayores que puedan hacerse a un reinvento industrial. / DANIEL FERNÁNDEZ (Editorial Edhasa)

La mires por donde la mires, todo funciona bien en sus diferentes versiones de esta lámpara todo terreno, que no se limita a rediseñar las tipologías tradicionales sino que abre un camino a nuevas fórmulas de iluminación, en las que se encuentran la funcionalidad, la informalidad y la elegancia. / DANIEL GIRALT-MIRACLE (Crítico e Historiador del Arte)

Es una lámpara normal –“súper normal”, diría quizás Jasper Morrison– porque tiene una forma que reproduce exactamente la de la “lámpara tipo”. Te entran ganas de tocarla, cogerla y llevártela donde más te guste, dentro o fuera, precisamente. Hay sustancia en esta forma familiar, porque no hace falta enseñar la funcionalidad, se capta enseguida. MARIA CRISTINA TOMMASINI (Revista Domus)

Inout me gusta porque de verdad es un objeto con doble uso sin que ninguno de los dos usos entorpezca el otro. Cosa que ocurre casi siempre, en un sofá cama, por ejemplo. Porque es optimista, por su tamaño, material y forma de iluminar. Porque tiene un aire entre familiar y retro que la hace una lámpara con futuro y pasado, aún mejor, ficticio. Casi no se puede pedir más. / ANATXU ZABALBEASCOA (Periodista e Historiadora del Arte)

Textos del libro Inout & Friends sobre la lámpara Inout.

Trabajos relacionados

Inout & Friends

Nova Era Publications, 2009

Un homenaje personal y coral a la lámpara Inout.

Inout

Metalarte, 2003

Posiblemente fue la primera de su especie.