Texto publicado en El País Semanal sobre la exposición “El Universo de Jujol” organizada por el COAC y el Ministerio de Fomento.

Ha comenzado el año Jujol. No es que se celebre el centenario de su nacimiento –que ya pasó– ni ninguna otra efeméride relacionada con este arquitecto. No hace falta tener ninguna excusa para poner en el sitio que se merece a una de las figuras más singulares y desconocidas de la arquitectura de este siglo.

Josep Maria Jujol nació en Tarragona en 1879. Con sólo veinticinco años, dos antes de finalizar los estudios de arquitectura en Barcelona, comenzó a colaborar con Gaudí. No todo el mundo sabe que la colorista decoración de la fachada de la Casa Batlló no la realizó él, sino Jujol, al igual que creó los vistosos techos y la herrería de los balcones de la Casa Milá (conocida popularmente como la Pedrera). A Jujol también se debe el “trencadís” que recubre los techos de la Sala Hypóstila y el serpenteante banco del Parque Guëll, una de las imágenes más representativas del modernismo catalán. No cabe duda de que la obra de Gaudí se enriqueció con la fantasía de Jujol, aunque a pesar de ello durante muchos años su nombre sólo ha sido un pie de página en la mayoría de los libros dedicados al maestro.

Pero la relación profesional con Gaudí es tan sólo una pequeña faceta de su rica producción, que se reparte entre las provincias de Tarragona y Barcelona. Una producción que no solamente se ciñe a la arquitectura y se etiqueta de modernista. Jujol también diseñó muebles, trazó esgrafiados, dibujó grafismos, fraguó herrajes, pintó y decoró paredes, ejerció de escultor y experimentó –sin saberlo– con todos los estilos, desde el surrealista al expresionista, hasta llegar a crear un universo propio que no tiene ningún parecido al de sus colegas contemporáneos y que se hace reconocible en todas sus obras, por muy dispares que sean. No hay más que contemplar la Torre de la Creu, la Casa Bofarull, la Casa Negre, la iglesia de Vistabella o la Casa Planells, cinco de sus proyectos más representativos, realizados entre 1913 y 1923.

Otro rasgo definitorio del trabajo de Jujol fue la de emplear materiales humildes. Nunca gozó de grandes encargos y siempre tuvo que economizar los recursos. Por este motivo, algunas de sus obras han perdido brillo y se han degradado con el paso de los años, aunque por fortuna las más significativas están comenzando a recuperarse. No hace mucho que se restauró con mimo el Teatro del Patronato Obrero de Tarragona (actualmente Teatro Metropol) y, pieza a pieza, se está completando la fantástica obra de la ermita de Montferri, una construcción que Jujol inició en 1926 y que desde entonces levantan voluntariamente los pocos vecinos que habitan esa localidad del Camp de Tarragona.

Las piezas de cemento moldeado con que se construye esta ermita, junto con una amplia representación de la imaginería religiosa con que amueblaba otros templos que proyectó, además de algunos diseños de mobiliario, herrajes, fotografías de sus obras y más de doscientos dibujos originales del arquitecto pueden verse en la exposición titulada “El universo de Jujol” que el próximo 28 de abril se inaugura en la sede del Colegio de Arquitectos de Cataluña. La muestra ha sido organizada por el propio Colegio conjuntamente con el Ministerio de Fomento y presenta como aliciente añadido la reedición para su comercialización de dos diseños de Jujol, un pavimento y una botella que diseñó en 1912 para el orfelinato “Casa de Familia” y que nunca llegó a fabricarse. Tras su presentación en Barcelona viajará después del verano a Madrid y posteriormente a Tarragona. Será en la primavera de 1999 cuando, entonces sí, se celebrará la efeméride del cincuentenario de su muerte. / RU

Texto sobre la exposición “El Universo de Jujol”.

Trabajos relacionados

Dibujos de Arquitectura

Caja España, Art in Project, 1999

Libro-catálogo editado por Caja España para la exposición “El Universo de Jujol” en la Casa Botines de León.

Pavimentos de Jujol

Mosaics Martí, 1998

Rescatados y reeditados comercialmente.

Una porción del Universo de Jujol

COAC, 1998

Texto para AB.

Botella Casa de Familia

BD Ediciones de Diseño, 1998

Mi primera aportación al catálogo de BD.

Azul, amarillo y oro

Ministerio de Fomento, COAC, 1998

Comisariado, coordinación general y diseño de la exposición “El Universo de Jujol”.

El Universo de Jujol

Ministerio de Fomento, COAC, 1998

Libro sobre Josep M. Jujol realizado con motivo de la exposición en el COAC a modo de catálogo y con la misma vocación de contribuir a descubrir y divulgar entre los profesionales y el público general la obra del genial arquitecto.