Texto sobre la puesta en marcha de la empresa Nuevepies publicado en el nº 342 de la revista Diseño Interior.

Tras foguearse como periodista especializado en diseño, hace dos décadas que Ramón Úbeda saltó al ruedo y se puso a diseñar, un trabajo que compagina con la dirección artística de importantes compañías españolas. En una vuelta de tuerca más, afronta ahora un nuevo reto: poner en marcha Nuevepies, una marca dedicada a la producción de billares contemporáneos. En estas páginas relata la gestación de un proyecto apasionante.

Tuve la suerte de poder participar en un proyecto único, la gestación de un exclusivo hotel en la playa de Natai (Phuket, Tailandia), promovido por el emprendedor y filántropo Mark Weingard. Este singular personaje tiene una dramática historia personal capaz de convencer a cualquiera para sumarse a su causa y un vínculo directo con la Fundación Inspirasia de Bali, que financia proyectos de educación y salud para comunidades marginadas del Sudeste Asiático. Durante un año y medio me aventuré a trabajar con él. También participaron los hermanos Campana, Joseph Walsh, Mark Brazier-Jones, Eggarat Wongcharit, el estudio moscovita PoD, Jaime Hayon, Joaquín Torres (A-Cero), el chef Eneko Atxa y Graham Lamb, autor de la arquitectura del conjunto. A mi me tocó proyectar el bar, el gimnasio y una biblioteca que finalmente se quedó sin libros.

El bar tenía que ser un cóctel creado expresamente para satisfacer los deseos de Mark, que es de origen británico. Con la elegancia de un club, el dinamismo de un sports bar y el entretenimiento que ofrece un salón de juegos, todo ello con el nivel de lujo y exclusividad que debía tener el lugar. Como no podía faltar un billar, buscamos por todo el mundo el más singular. Pero no había mucho donde elegir y nada que fuera del gusto del cliente. No quedaba otra salida que diseñarlo y producirlo. Me puse a ello con la colaboración habitual de Otto Canalda y la ayuda de un fabricante histórico, Billares Córdoba, que nos aportó generosamente toda su experiencia. Fue una suerte, porque de otro modo difícilmente podríamos haber afrontado el reto. En un tiempo récord aprendimos todo lo que había que saber de este juego que se practica sobre una mesa impulsando con un taco un número variable de bolas, cuyo origen está en los salones de la realeza.

Así se las ponían a Fernando VII
Este dicho popular se refiere a las bolas, convenientemente colocadas para que el rey, muy aficionado al juego de billar, pero poco hábil en su práctica, no errase el tiro. Viene a cuento porque no hay que olvidar que nuestro trabajo como diseñadores consiste en ayudar al cliente para que alcance su propósito; es él quien se arriesga económicamente y, si nos pide lujo asiático, se lo proporcionamos. En este caso nos pedían una mesa de billar deslumbrante, única, de dimensiones profesionales, así que la materializamos con sus 9 feets totalmente revestidos con exactamente 796.647 cristales de Swarovsky® Elements. La diseñamos, la desarrollamos, la fabricamos en Barcelona y la instalamos a diez mil kilómetros de distancia en tan sólo nueve meses, incluido el tiempo que tarda un barco en transportarla hasta el lugar de destino.

Sabíamos desde el principio que todo aquel enorme esfuerzo de diseño e ingeniería había que rentabilizarlo después de alguna forma. De manera que, independientemente del traje de luces con el que tapizamos aquella mesa para la ocasión, lo que desarrollamos fue una máquina de precisión con prestaciones y dimensiones profesionales, a la que se podía dar cualquier otro acabado en el futuro. La equipamos con un mecanismo electrónico para gestionar las partidas y un práctico cajón extensible para guardar los tacos –que también fabricamos con acabados a juego–, las bolas y todo lo que se necesita para jugar. Eso es una novedad, porque lo habitual es colocar los accesorios de juego en pared. En aquel proyecto está el origen de Nuevepies, la empresa que hemos creado para fabricar exclusivamente mesas de billar, nacida de aquella carambola.

Toma el nombre de las mesas profesionales de billar americano, llamadas de medio match o 9 feet (2’54 x 1’27 metros). Lo castellanizamos porque nuestra empresa es española y también para jugar un poco con la historia: mientras franceses e ingleses se siguen disputando la paternidad del billar, los historiadores han acreditado que la primera mesa que llegó al continente americano la introdujeron los españoles en el siglo XVI, concretamente en Florida. Y que Nueva Orleans fue la primera ciudad donde se comenzó a jugar al billar americano, que es como se conoce popularmente a la versión de troneras o agujeros. Nuevepies está ubicada en Barcelona, donde se fabrican artesanalmente, uno a uno, todos los modelos del catálogo.

Nueve colecciones de una tacada
Animados por el espectacular resultado de aquella primera mesa de billar tailandesa, nos propusimos crear una compañía propia con la ilusión de producir los billares más bellos del mundo. Soñar es todavía gratis, otra cosa es lo que cuesta materializar los sueños. En nuestro caso hicieron falta cinco años de trabajo para poner en marcha esta nueva marca dedicada al diseño, producción y comercialización de mesas de billar de dimensiones profesionales y acabados casi infinitos. Habíamos heredado de Blai Sala, antes de que se jubilase al frente de Billares Córdoba, un valioso know-how, que sumado a la experiencia y el conocimiento del negocio que Otto y yo hemos adquirido durante más de veinte años trabajando dentro del sector del mobiliario, en empresas de prestigio internacional como BD Barcelona Design, nos daba las suficientes garantías para emprender esta aventura empresarial.

Pero es siempre recomendable ir bien acompañados. Como podíamos elegir a nuestros socios o socias, escogimos las mejores y más cercanas personalmente: Maite Felices, Gloria Martínez y Pepa Reverter, quienes, cada una en su papel, complementan y mejoran nuestras funciones. El equipo de Nuevepies se completa con ebanistas, tapiceros y montadores especializados. Para ilustrar que podemos realizar cualquier acabado, dividimos el catálogo en nueve colecciones distintas de una tacada: Basic, Classic, Déco, Monocolor, Fabric, Sport, Specials, By y Art. Todas se desarrollan sobre la misma base, opcionalmente para dos modalidades de juego: carambolas y americano. El segundo puede ser con tronera cerrada o abierta, para los que prefieren jugar viendo dónde han caído las bolas. El fin es siempre satisfacer al cliente y ofrecer todas las opciones al prescriptor o interiorista, que puede incluso participar en el diseño de un modelo propio para sus proyectos.

Las posibilidades de personalización es lo que nos diferencia de cualquier otro fabricante. Todo es posible, estamos preparados para trabajar con cualquier estilo y tecnología. A capricho. Ofrecemos desde la versión más básica, para que cualquiera pueda disfrutarla en un salón de juego, a la más exclusiva. Para demostrarlo está la colección Art, realizada por artistas en edición limitada de 9 unidades. En la primera colaboración de esta serie, firmada por Pepa Reverter, se citan pasado, presente y futuro en un diseño único. La artista refleja en él su pasión por la escultura y los rasgos modernistas de una belleza femenina que pertenece a otro tiempo, las delicadas manos del maestro artesano modelan las formas y finalmente se fabrica con las nuevas tecnologías de impresión 3D. También hemos desarrollado una lámpara que garantiza la mejor iluminación de la superficie de juego, para que no falte ningún detalle.

Lanzamiento con pifia
Crear una empresa desde cero te permite poner el mismo empeño de calidad y creatividad en sus cuatro pilares básicos: el diseño, la producción, la comunicación y la comercialización. El lettering del logotipo de Nuevepies es obra de Alex Trochut, uno de nuestros artistas gráficos más internacionales, realizado desde Nueva York, donde reside actualmente. Para la campaña de lanzamiento teníamos muy claro que había que darle la vuelta a la percepción masculina que todavía se tiene del juego de billar. Lo hemos visto en diferentes contextos, desde los recintos deportivos donde se realizan las competiciones oficiales a clubs de todo tipo, exclusivos o canallas. Sin embargo, nunca ha perdido su nobleza original y el potencial que tiene en la decoración contemporánea. Solo había que resaltar su belleza.

“Playing with beauty” es el título de la campaña realizada por el fotógrafo y bailarín cubano Dayron Vera, con la colaboración de la Corella Dance Academy, Carlos Fiestas y el Estudio Rafael Vargas. La dirección creativa es de Pepa Reverter y FELICES Agency. Un billar diferente a lo que habíamos visto hasta ahora tenía que ser fotografiado por un artista igualmente singular, como Dayron, un bailarín de élite que formó parte del Ballet Nacional de Cuba antes de trasladarse a España. Su talento lo llevó a Madrid con Victor Ullate y después a Barcelona con la academia de Ángel Corella. Allí descubrió su pasión por la fotografía, capturando hermosos retratos de sus compañeros mientras se entrenaban y actuaban. Es fácil encontrar un paralelismo entre la coreografía de una danza y la delicadeza con que las bolas se deslizan sobre el tapete de la mesa.

Para comercializar cualquier cosa alrededor del mundo, todos sabemos que la herramienta más importante es el website. En nuestro caso lo ha diseñado y programado Miguel Trias, desde la isla de Mallorca. Un trabajo que ha merecido nada menos que siete premios internacionales: Honors y Mobile Excellence (patrocinado por Google) en Awwwards, que son los premios de diseño web creativo más reconocidos en internet; Special Kudos y premios de la comunidad por mejor UI (Interfaz de Usuario), Innovation y UX (Experiencia de Usuario) en CSSDA, que es la segunda página de premios web más visitada según el ranking Alexa; y por último un STAR award en CSSWinner. Con todo ello presentamos Nuevepies en sociedad a finales de 2019. Pronto llegaron los primeros encargos, desde Miami, Dubai o las montañas suizas. La pifia fue la aparición inesperada de la pandemia originada por la Covid-19, que nos ha mantenido un año largo sin poder dar bola. Ahora que hemos retomado la partida, están todos invitados a jugar. / RU

Texto sobre la puesta en marcha de Nuevepies.

Trabajos relacionados

Nuevepies

Nuevepies, 2019

Los billares más bellos del mundo.