Naiming y logotipo para una empresa renacida de otra. En el texto que escribí para el catálogo de presentación se explica su historia.

El mundo del diseño está descompensado. Cada año salen a escena cientos de nuevos diseñadores. Pero el mercado no puede absorverlos, porque no surgen cada año nuevas empresas que les puedan dar trabajo. Al contrario, van desapareciendo. Incluso las buenas. Es el caso de Oken, que fue pionera en la especialidad de los asientos para colectividades, lo que ahora llaman seating. Su disolución fue una mala noticia para todos. Pero la vida sigue su curso y de sus cenizas renace ahora otra empresa nueva. Buena noticia entre tantas malas noticias. Es lo que tiene esto del diseño, que quien lo prueba, repite. Antonio Guil, Marc Llagostera y Paco Valera habían desarrollado la mayor parte de sus carreras profesionales en la empresa que creó Joan Tó. La crisis financiera que se inició en 2007 les ha convertido ahora en jóvenes emprendedores. La compañía que han fundado se llama EXIT, con todo el doble sentido de la palabra según el idioma en que se pronuncie, y su propósito es seguir haciendo aquello que mejor sabían hacer, comercializar asientos para los espacios de espera. Para producirlos han escogido hacerlo como editores, una manera muy catalana que consiste en no tener fábrica propia y buscar el proveedor más adecuado para cada producto. Los diseñadores y los asesores también son externos. Con estos mimbres se presenta en sociedad Exit Seating Barcelona, una marca que es nueva pero cuenta con el aval de la experiencia, gestionada por un equipo que suma más de veinte años trabajando en este sector. / RU

Naiming y logotipo.

Trabajos relacionados

Joker

Exit Seating Barcelona, 2010

Un sistema de bancadas desarrollado desde lo mínimo con la voluntad de ofrecer las máximas soluciones.