En 2006 fui miembro del Jurado del Concurso Internacional de Diseño Andreu World, y desde la edición de 2017 participo activamente en su organización. Ayudando a mantener el alto nivel de los Jurados, promoviendo colaboraciones con empresas de gran prestigio como Kvadrat, editando y redactando resúmenes como este, que condensa toda la historia de estos premios.

La historia de la silla tiene un pasado fabuloso, un presente espléndido y un futuro ilusionante, porque ha demostrado ser la pieza de mobiliario con mayor capacidad de reinventarse. Se dice que diseñar una silla es uno de los retos más difíciles para cualquier profesional, y es bien cierto, pero sin embargo cada año siguen apareciendo centenares de nuevos modelos en el mercado.

¿Sobran sillas? En absoluto, porque no existe un mueble más próximo y necesario para desarrollar las actividades de nuestra vida diaria. En todo caso lo que sobran son sillas mal diseñadas. Una empresa con la experiencia y la trayectoria de Andreu World sabe muy bien que los buenos diseños de mañana tienen que nacer de los diseñadores que se están formando hoy. Por eso promueve y organiza cada año un Concurso Internacional de Diseño en el que participan jóvenes procedentes de los cinco continentes.

Los concursos profesionales son habituales en otras disciplinas como la arquitectura, el diseño gráfico e incluso la automoción, en sus versiones más restringidas, pero raramente están abiertos a los diseñadores emergentes, que cada vez son más. Y también mejores, pero sin embargo tienen menos posibilidades de demostrar lo que valen que los de las generaciones anteriores. Es pura estadística, porque las escuelas no fabrican diseñadores con la misma proporción que surgen nuevos empresarios.

También hay que ponerse en el papel de la empresa para entender lo difícil que resulta escoger con quien arriesga sus inversiones, porque el mercado es cada día más competitivo y tiene poco margen de error. Lo habitual es trabajar con profesionales reconocidos y experimentados, pero no olvidemos que ellos también fueron jóvenes alguna vez. Por eso hay que dejar siempre una puerta abierta a los nuevos. Tienen mucho que ofrecer, pero necesitan escaparates que los haga visibles.

El Concurso Internacional de Diseño que organiza Andreu World quiere ser uno de esos escaparates. Se celebra anualmente desde el año 2001, lo que seguramente lo convierte en uno de los más longevos del mundo, y es único en su especialidad, el diseño de asientos y mesas. Las cifras acumuladas en las ediciones que se han realizado hasta hoy son espectaculares, con decenas de miles de participantes procedentes de más de un centenar de países.

Es un éxito y sabemos cuál ha sido la clave para conseguirlo: trabajar cada año para intentar hacerlo un poco mejor que el anterior. Cuidando todos los detalles, desde la comunicación gráfica hasta la ceremonia de entrega. Y lo más importante, invitando siempre a los mejores jurados, porque son ellos los que ponen el nivel y nos animan a que sigamos esforzándonos para que todo el que quiera pueda participar y tener la oportunidad de mostrar su talento al mundo. / RAMÓN ÚBEDA

La ceremonia de entrega de premios de la edición 2006 tuvo lugar en la Feria de Valencia con la presencia de Jesús Llinares (CEO de Andreu World) y todos los miembros del jurado. De izquierda a derecha, Fernando Vidal, Ramón Úbeda, Marcel Benedito (que repetía), Manel Molina, Anatxu Zabalbeascoa y Mary Wiggin.

Cartel de la edición de 2019 con la participación de Kvadrat.

En 2006 fui miembro del Jurado del Concurso Internacional de Diseño Andreu World, y desde la edición de 2017 participo activamente en su organización.

Trabajos relacionados

20 años apoyando el talento emergente

Andreu World, 2020

Exposición con motivo del 20º aniversario del Concurso Internacional de Diseño de Andreu World.

Encuentro

Andreu World, Cosentino, Fundación Loewe, Roca, Signes, 2020

Encuentro de empresas españolas que promueven concursos y premios internacionales para apoyar el talento emergente en diferentes ámbitos de la creación.