Martí Guixé es un creador libre y atípico. Por eso rechaza cualquier etiqueta o intento de clasificación como diseñador. Dentro de esta profesión ha sabido encontrar un espacio propio de expresión donde se desenvuelve con naturalidad y con una sorprendente libertad. Su territorio es el de las ideas y su gran mérito es saber llevarlas a cabo. Maneja conceptos abstractos para dar soluciones a problemas concretos. Si alguien le pide que diseñe una silla, Guixé le ofrecerá una idea para sentarse.

No existe otro personaje igual. Se presentó en sociedad en 1997 con una versión invertida del tradicional pan con tomate catalán –SPAMT– y desde entonces no ha dejado de sorprendernos con cada nuevo proyecto. Le gusta dar la vuelta a las cosas y lo sigue haciendo. En BD lo invitamos a proyectar un nuevo cabinet para formar parte de una colección que incluye piezas tan particulares como el elegante Multileg de Jaime Hayon y el espectacular Tout va bien de los grafistas franceses Antoine et Manuel.

Su propuesta se llama Free Port. “Es un mueble modular hecho de cubos contenedores, con diversas funciones. Tienen una dinámica tanto en su volumen como en su posición y acabado. Las maderas, todas distintas y todas sintéticas, están en siempre el interior.” Es multifuncional. Perfecto para estar en el centro de una fiesta. Admite diferentes configuraciones, también como isla. Y cuando le pedimos a Guixé que tenga además una versión doble, de mayor tamaño, le da de nuevo la vuelta –literalmente– y la construye con una sencilla superposición.

Martí Guixé es un creador libre y atípico. Por eso rechaza cualquier etiqueta o intento de clasificación como diseñador.

Trabajos relacionados

Free Port Series

BD Barcelona, Valresa, 2017

Skin, de Pepa Reverter.