Era de justicia. Carlos Rolando, uno de los diseñadores y artistas de la comunicación más importantes e influyentes del siglo XX, estaba cayendo en el olvido. Sus amigos nos brindamos a organizarle desde la Fundación Signes un merecido homenaje bajo el lema de Rolando Forever. Contamos con la complicidad del FAD, el apoyo de Camper y la participación de mucha gente. Con Josep Bagà hicimos un logotipo conmemorativo. Con Cha-Chá realizé un delantal con la frase favorita de Rolando: “La vida es aquello que ocurre entre las comidas” y se puso a la venta en Vinçon dentro de la colección “Art in the kitchen”. Luis Bassat, Juli Capella, Daniel Fernández, Albert Isern y Álvaro Sobrino tomaron la palabra durante el acto en el que se le reconocía como Mestre (maestro) del FAD. Lluís Morillas etiquetó los vinos de Bodegas Nekeas que se ofrecieron el cóctel de Casa Camper. Y una larga lista de colegas le rindieron su particular homenaje gráfico en forma de carteles, impresos por AMM Serveis Digitals. Muchos amigos y mucho cariño en un merecido homenaje que sirvió para apoyar la candidatura de Carlos Rolando al Premio Nacional de Diseño (el mayor reconocimiento que se otorga en España a un diseñador) que le fue concedido unos meses después.

Un homenaje coral a Carlos Rolando en el FAD con el apoyo de Camper y sus amigos de la Fundación Signes.

Trabajos relacionados

San Rolando

FAD, 2005

Cartel para el homenaje gráfico que los colegas le hicieron a Carlos Rolando.