Jean Pierre Bua abrió una nueva tienda con la premisa de que no se pareciese a la original, que estaba justo al lado. Con otro nombre y otra gráfica. Le animé a que la diseñara él mismo y le ayudé también con la distribución de los espacios. Tenía doscientos metros cuadrados repartidos en tres niveles.

En sus inicios en los años ochenta, cuando Jean Pierre Bua decidió abrir su primera tienda en Barcelona, le dio la alternativa a Eduard Samsó, uno de los interioristas que marcaron aquella época. El local se convirtió en destino de culto por el continente y por el contenido. Con el paso del tiempo se quedó pequeña y en 2002 se amplió con el piso superior en base a un nuevo proyecto de Margot Viarnés. De nuevo fue un éxito, y tras él llegó la idea de abrir un nuevo local. Contiguo al otro, pero con un nombre y un target distinto. Se llamó Jean Pierre Symbol. Lo novedoso fue que en esta ocasión Jean Pierre no ha necesitó los servicios de un arquitecto de interiores. Lo proyectó él mismo. Ideas no le faltaban. Conoce mejor que nadie las tendencias que se cuecen por el mundo y por fin había decidido salir del armario para ponerlas en práctica personalmente, en un espacio con guiños al metro de París, detalles dorados y mobiliario de varias épocas del siglo XX. Las fotos son de Carlos Iglesias.

Cuando Jean Pierre Bua abrió su segunda tienda le animé a que la diseñara él mismo y le ayudé con la distribución de los espacios.