Un proyecto como On the Beach merecía tener su propia banda sonora. Y la grabamos. En el verano de 2012 me metí en la aventura de hacer la producción ejecutiva de un álbum musical. Con la cantante Esther Bosch y el músico Miquel Brunet en su estudio Ona de Mallorca. El resultado fue un disco con mucho Med swing, rebosante de ritmos, brillos y colores.

Además de la producción musical me ocupé del diseño del digipack (realizado a partir de un cuadro de Javier Mariscal) y de la confección de la nota de prensa (con textos de Matilde M. Oriola). El propio disco, titulado Blau, formaba parte de nuestro proyecto de colaboraciones con creadores de diferentes disciplinas. Porque pensamos que la mediterraneidad es una manera de ver el mundo, de sentirlo y también de oírlo.

Al ritmo del sonido ecléctico y pegadizo del Mediterráneo desarrollamos tres proyectos On the Beach que se convirtieron en tres colecciones de ropa y complementos tan bonitas como tres soles. Queríamos interactuar con el mundo y buscamos creadores de perfiles y procedencias diversas. Del mundo de la moda y desde la fría Copenhague invitamos a Henrik Vibskov a trabajar en una colección cápsula; el diseñador industrial Naoto Fukasawa vino desde el lejano Tokyo para hacer sus primeros trajes de baño y bikinis, entre otras cosas; el tercero y último era Alex Trochut, un joven artista gráfico catalán afincado en Nueva York. Si Med winds quería ser una marca abierta, sociable y 100% colaborativa, había que demostrarlo.

Un proyecto como On the Beach merecía tener su propia banda sonora.

Trabajos relacionados

Alex Trochut

Med winds, 2014

Un artista del universo gráfico para la tercera colaboración On the Beach.

Naoto Fukasawa

Med winds, 2013

Era la primera vez que el diseñador japonés trabajaba para el mundo de la moda.

Henrik Vibskov

Med winds, 2012

Para la primera colaboración On the Beach de Med winds escogimos un personaje del mundo de la moda.