Texto de presentación para el libro “Biografía anticipada de Cristian Zuzunaga” editado por Camper.

Esto no es un retrato pixelado. Es la imagen de un hombre-píxel. Y ustedes se preguntarán qué clase de persona es esa. Si le preguntan a él, les responderá que es alguien que mira en lo micro para llegar a lo macro. Les dirá también que un día soñó píxeles y cuando se levantó era otra persona diferente, capaz de ver el mundo fragmentado en un mosaico de diminutos colores. Defiende que el píxel es el arte de este siglo XXI digital y no lo dice por hacerse el moderno. Fuera de cámara está la vieja y analógica máquina de impresión tipográfica –letterpress– con la que se saca cada mañana los píxeles que tiene dentro de la cabeza. El posado es tan perfecto porque Cristian Zuzunaga, antes de artista, fue modelo profesional. Y entre esas dos vocaciones tan antagónicas, durante un tiempo también creyó ser diseñador. El jersey que lleva puesto es obra suya. Si lo miran con la lupa verán que está tejido con píxeles.

El otro retrato que sigue a continuación es biográfico y poco habitual. Por la juventud del protagonista en primer lugar y porque los diseñadores suelen contar los éxitos pero siempre esconden las miserias. En ellas se guardan las mejores lecciones. Nadie alcanza el éxito de un día para otro ni lo consigue con una trayectoria inmaculada. Tampoco quién dedica su vida a la creación puede separar lo personal de lo profesional. Todo creador tiene su propia autobiografía y Cristian se ha prestado a contar la suya sin complejos, porque es una persona que no tiene dobleces y cree firmemente que no sirve de nada tener o saber algo si no lo compartes con los demás. No tengan duda de que su historia es singular dentro de la fauna del diseño, y no porque comenzó estudiando biología, Zuzunaga es un rara avis porque no existe nadie más que haya trabajado como modelo y al cabo del tiempo acabará diseñando unos zapatos para una de las marcas a las que prestó su rostro.

Esa marca es Camper y hemos acotado el relato en un período de veinte años. Desde 1998, cuando Cristian protagonizó una campaña con el eslogan «99.999 steps», hasta 2018, la fecha de presentación de su colaboración dentro de la colección de Twins realizados por artistas. Los Twins habían nacido en 1988 (si piensan que una coincidencia esperen a leer las sincronicidades que vendrán después) y representan la voluntad de Camper para desafiar el orden establecido. Cada zapato es diferente y cada par de Twins es una invitación a dar rienda suelta a la imaginación que con los años se ha convertido en una plataforma de colaboración con diferentes creadores, que interpretan el concepto a través de su propia mirada. En este caso han sido además la excusa para hacer este libro, que es también asimétrico.

La trayectoria del protagonista se narra a través de diferentes episodios o capítulos que incluyen sus tribulaciones como estudiante en Londres, la aventura de estudiar en las escuelas británicas de prestigio, que tantos jóvenes anhelan, y la dura realidad de lo que suele venir después de graduarse para los que quieren vivir del diseño; la autoproducción y lo que significa montar tu propia empresa, aunque se te haya aparecido un business angel por el camino. Si ya es difícil ser diseñador y empresario a la vez, la cosa se complica todavía más cuando tu trabajo o tu obra tienen un marcado carácter artístico. El debate es viejo pero todavía persiste y son muchos los ejemplos que lo ilustran, entre ellos Anthon Beeke o Juan Gatti, que también hicieron Twins para Camper en el pasado y todavía no sabemos si la historia los acabará recordando como diseñadores o como artistas.

La vida de Zuzunaga no es ejemplar, porque la ejemplaridad es odiosa, como bien dice Àngels Manzano, pero puede ser muy ilustrativa para quienes quieran saber cómo se lo montan los que logran notoriedad con su trabajo y sirve también para hablar de aquellos creadores que tienen un perfil más singular y no encajan en una clasificación académica de lo que debería ser un artista o un diseñador. Sobre ello hablan y opinan en la segunda parte de esta publicación algunas personas destacadas que en diferentes momentos han tenido algún papel en la vida y obra de Cristian. Para escribirla, y para comentarla al mismo tiempo, hemos escogido a Àngels, una periodista con talento de escritora que pasó algunos años como copy de Javier Mariscal, otro personaje que se ha pasado la vida en ese limbo que se abre entre el diseño y el arte. / RU

Texto de presentación para el libro “Biografía anticipada de Cristian Zuzunaga”.

Trabajos relacionados

Biografía anticipada de Zuzunaga

Camper, 2018

El segundo libro de una serie sobre creadores singulares, iniciada con Curro Claret, que tienen en común haber colaborado con Camper.