Un libro para todos los públicos. Porque trata todas las disciplinas creativas, desde el diseño gráfico a la arquitectura, respecto a un único tema que nos interesa a todos: el sexo. Fue el primero en abordar el tema y un auténtico placer hacerlo, compartido con Marcel Benedito, Juli Capella, Ángels Manzano, Màrius Carol, Álvaro Sobrino, Oscar Tusquets, Jaume Vidal y Anatxu Zabalbeascoa, que aportaron textos, y con Bala Studio, Lluís Clotet, Isidro Ferrer, Alfredo Häberli, Jaime Hayon, Diego Ramos, Carlos Rolando y Jaume Tresserra, que crearon diseños expresamente para esta publicación.

Sex Design tiene un antecedente en el reportaje-dossier titulado “El diseño del amor” que publicamos diez años antes en la revista Ardi. Su portada es un explícito homenaje a Ettore Sottsass, el gran maestro italiano que fue capaz de llegar a la culminación de su carrera con la misma trempera que lucía en sus primeros años de profesión.

El libro está estructurado en diez capítulos.

Sin palabras. El lenguaje del sexo es universal y se entiende igual en todo el mundo. Trasciende culturas y fronteras. A eso aspira cualquier diseñador o diseñadora cuando proyecta. Es lo que distingue a una buena marca, y también la condición para que un pictograma sea eficaz. Un sencillo símbolo puede bastar para reprimir, indicar o excitar, sin necesidad de dar más explicaciones.

Obsesos. Muchos creadores han exteriorizado sus pasiones, pero no hay diseñador en el mundo que lo haga de manera más explícita y obsesiva que Jordi Torres. Lleva años predicando un mundo más hedonista mediante proyectos que no son aptos para mentalidades estrechas. Es un creador excéntrico e incontenible que disfruta proyectando para que gocen los demás y que ha convertido la sensualidad en su seña de identidad. Por todo ello es el protagonista en solitario de este capítulo del libro.

El sexo vende. La idea de que con una chica ligera de ropa se vende mejor la fruta se la debemos a Eva. Después la han copiado todos los publicistas del mundo, para vender naranjas, relojes o cultura. Merece una atención especial la publicidad que se genera alrededor del propio negocio del sexo, donde se esconde un ingenio y una creatividad que no siempre se valoran lo suficiente.

Siempre de moda. Por los siglos de los siglos el sexo estará siempre de moda. Es lo que marca la diferencia en el negocio de las pasarelas. Después de clasificarla en men o en women, a la especie humana se la distingue por lo que lleva puesto encima. Por lo que muestra y por lo que esconde.

Literatura erótica. La historia de la sexualidad se ha escrito de todas las maneras posibles, incluso con tipografías eróticas. El sexo que inspira la pluma de los escritores es el mismo que vende millones de portadas cada año. Hay publicaciones para todos los gustos. Blandas y duras. Se disfrutan igual impresas sobre el papel o en la pantalla del ordenador.

Muebles amorosos. En este libro también cabe el diseño que está pensado para el amor. Desde las camas más ilustres a los muebles que han sido expresamente diseñados para practicarlo. Los que priman la función y los que prefieren la forma.

Corazón, corazón. No puede faltar tampoco aquí ese otro diseño de inspiración romántica, que tiene las formas del corazón como protagonista indiscutible. Es un símbolo universal que ha enamorado también a los creadores más prestigiosos del mundo.

Crear en pareja. El diseño para dos y el que se realiza a dúo, que es algo muy diferente. Los diseñadores también son humanos y por mucho que se les diga que el lápiz se coge con una sola mano, muchas veces terminan emparejándose con otros que son de su misma profesión. Es una fórmula que no siempre suma y que en todo caso ofrece resultados desiguales. El tema se merece una oportuna reflexión.

Falografías (y otras anatomías). Falografías, una palabra de nuevo cuño para definir todas las inspiraciones de carácter fálico que ha habido en la historia de la creación. Desde los primeros menhires hasta los utensilios que sirven en las cocinas de hoy.

Lo más duro. Pornografía, prostitución, Sida, pecadores, diseños explícitos, fetichistas y ciertos juguetes que no deberían dejarse al alcance de los niños.

Lo dijo Woody Allen: “Sólo hay dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo; la segunda, no me acuerdo”. Isidro Ferrer, que también fue actor antes de convertirse en diseñador, es uno de los autores que muy generosamente han realizado trabajos especialmente para este libro. También Bala Studio desde México y Alfredo Häberli, que proyectó un “Fauteil d’Amour” que algún espero poder fabricar y disfrutar.

Sex Design. AUTOR: Ramón Úbeda. DISEÑO GRÁFICO: Ramón Úbeda. COMPAGINACIÓN: Elisabet Vilalta, Maria Laura Capuya. FOTOGRAFÍAS: Varios autores. TEXTOS: Marcel Benedito, Juli Capella, Ángels Manzano, Màrius Carol, Álvaro Sobrino, Oscar Tusquets, Jaume Vidal y Anatxu Zabalbeascoa y Ramón Úbeda. IDIOMAS: Español. NÚMERO DE PÁGINAS: 256. FORMATO: 21’5 x 30’5 cm. CUBIERTA: Tapa dura flexible. IMPRESIÓN: Color. EDITADO POR: Brainstorming Books. DISTRIBUIDO POR: Línea Editorial.

Un libro para todos los públicos. Porque trata todas las disciplinas creativas, desde el diseño gráfico a la arquitectura, respecto a un único tema que nos interesa a todos: el sexo.

Trabajos relacionados

Diseño XXX

Diario Página 12, 2006

Entrevista en el suplemento cultural m2 del diario argentino Página 12 con motivo de la publicación del libro Sex Design.
Por LUJÁN CAMBARIERE

Cul is Cool

ABR, 2006, Escofet, 2013

Historia de una nalga.

Bracket

Línea Editorial, 2004

Publicación para el lanzamiento de un nuevo sello editorial.

A mano

El Croquis Editorial, 1986

Diseño de la revista De Diseño (con Juli Capella y Quim Larrea).