Texto que explica el significado de las siglas BD y la evolución de su logotipo. Se escribió en 2007 y en 2017, diez años después, comenzó un nuevo proceso de restyling.

Fue en los comienzos de los años setenta, cuando España comenzaba de nuevo a respirar aires de progreso, que nació un grupo irrepetible de jóvenes arquitectos llamado Studi Per. Lo integraban Pep Bonet, Cristian Cirici, Lluís Clotet, Oscar Tusquets y la interiorista Mireia Riera. No tardaron en llamar la atención por el detalle con que desarrollaban sus obras. Les importaba tanto una cubierta como el pomo de una puerta. Por ahí entraron en el mundo del diseño. Decididos a desarrollar sus ideas no dudaron en embarcarse en una aventura empresarial que se llamó bd. Dos letras que desde 1972, el año en que nació la compañía, están emparentadas con el buen diseño, aunque su significado original en realidad era otro. Para poner en marcha la empresa los chicos del Studio Per buscaron como socio a Oriol Regás, personaje imprescindible de la Barcelona de la época y patrón del mítico Bocaccio. El origen de aquellas letras, que son siglas, no fue otro que el de bocaccio design. Así arrancó bd, como diversificación del negocio de una marca de restauración. Regás dejó la empresa al poco tiempo, que siguió su curso como bd ediciones de diseño. Había inaugurado el concepto de editora, con el que se abría un nuevo mundo para los fabricantes de muebles. Tuvo un éxito rotundo. Se instaló en la Casa Thomas y comenzó su proyección internacional, con los famosos diseños de Gaudí y Dalí como bandera, la reinvención del mobiliario urbano y un catálogo de mobiliario contemporáneo variopinto y excepcional que le abrió las puertas de las mejores tiendas del mundo. Las dos letras de bd, que Tusquets y Clotet habían dibujado en un logotipo especular, se convirtieron en una marca reconocida internacionalmente. En 1997 se aprovechó la efeméride de los primeros veinticinco años de la empresa para ponerla gráficamente al día (lo hicieron Lluís Clotet y Ramón Úbeda). Se trataba de cambiar para no cambiar, como hacen habitualmente las grandes marcas. Por eso se respetó la construcción y la tipografía del logotipo original, aunque se inscribió dentro de un círculo de color negro que le daba un nuevo aire. Diez años después el logotipo de bd se vuelve a someter a un sutil y discreto restyling (esta vez a cargo de HEADS, trabajando con Paolo Palma bajo la dirección creativa de Ramón Úbeda). La empresa ha tomado un nuevo rumbo después de desprenderse del histórico showroom de la Casa Thomas para consolidar el mercado nacional y centrarse en su expansión internacional. Es la marca más reconocida del diseño español y quiere brillar más que nunca entre la élite del diseño mundial haciendo honor a su origen. Por eso bd es ahora barcelona design. / RU

Evolución del logotipo de BD.

Trabajos relacionados

Barcelona Design y Art Editions

BD, 2018

Rediseño del logotipo.

Declinaciones

BD Barcelona, desde 2017

Un buen logotipo lo resiste casi todo.