Texto de presentación del libro “Enric Sagnier i Villavecchia. Arquitecto, Barcelona 1858-1931” editado por Antonio Sagnier.

Tengo que confesar que la primera vez que presté atención al nombre de Sagnier fue cuando recibí el encargo de hacer este libro. Sin embargo, conocía muy bien sus obras más emblemáticas, entre las que se cuentan la Aduana, el Palacio de Justicia o el templo del Tibidabo. Algo parecido le debe ocurrir a mucha gente en Barcelona, incluida la del mundo de la arquitectura. Ese desconocimiento referido al autor se torna en rubor cuando descubres que puede ser, además y con diferencia, el arquitecto que más ha construido en la ciudad.

Sagnier comenzó su prolífica carrera a finales del siglo XIX, cuando Barcelona era todavía un inmenso solar parcelado por Ildefons Cerdà y se dieron las condiciones propicias para que se produjese un boom de la construcción, no muy diferente al que nosotros hemos podido vivir desde que fuera declarada sede olímpica, pero con el esplendor y el oficio de otra época. El terreno estaba abonado y en aquel contexto de transformación destacó por su capacidad para acumular encargos, su versatilidad para desarrollarlos y su calidad a la hora de construirlos.

Su lista de proyectos es impresionante. Construyó de todo y para todos. Dentro y fuera de la capital catalana. En apariencia con menos brillo y lucimiento que colegas suyos como Gaudí, Domènech i Montaner o Puig i Cadafalch, convertidos hoy en figuras oficiales e indiscutibles de la Barcelona modernista, que lo son. Pero proyectan una sombra tan alargada que eclipsa el trabajo de otros arquitectos contemporáneos más eclécticos y menos mediáticos, que no iban tanto de genios como de profesionales, como bien acierta a decir Oriol Pi de Cabanyes en el texto que sigue a continuación.

El olvido histórico que ha sufrido la figura de Sagnier se debe también a más razones, unas mundanas y otras relacionadas con su manifiesta religiosidad, y es motivo de análisis en este libro, que ha visto la luz por el empeño de Antonio Sagnier, nieto del arquitecto y enamorado de la obra de su abuelo. Una publicación que hemos realizado con rigor y sentimiento y que, después de tantos años de vacío bibliográfico, pensamos que debía ser de peso. Lo es en la forma y también en su contenido.

A la voz del historiador Santi Barjau, el mejor conocedor de la vida y la obra de Sagnier, se ha sumado la del biógrafo de la ciudad, Lluís Permanyer, y las de una buena representación de personalidades. Entre todos, con las fotografías de Rafael Vargas, la gráfica de Josep Bagà y la ayuda inestimable de Marta de Miquel, hemos construido esta monografía con el deseo de sacar a la luz el trabajo de Enric Sagnier i Villavecchia, para que sea reconocido y reconocible por los habitantes de Barcelona y también por todos los que la visitan atraídos por su arquitectura. / RU

Texto de presentación del libro “Enric Sagnier i Villavecchia. Arquitecto, Barcelona 1858-1931” editado por Antonio Sagnier.

Trabajos relacionados

Sagnier by Candida Höfer

Antonio Sagnier, 2012

Un lujo de libro que completa la trilogía dedicada a Enric Sagnier i Villavecchia.

Ruta Sagnier

Ajuntament de Barcelona, 2009

Edición resumida y reducida de la obra completa de Sagnier.

Sagnier Arquitecto

Antonio Sagnier, 2007

Libro Enric Sagnier i Villavecchia. Arquitecto. Barcelona 1858-1931.