Texto sobre los diseños de trofeos para los Premios Signes publicado en el nº152 de la revista Diseño Interior.

Un trofeo es el objeto que atestigua una victoria. El símbolo de un premio y la memoria de que alguna vez lo merecimos. Pero muchos trofeos suelen ser tan anodinos que pronto acaban en un rincón olvidado. Una pena. Resulta curioso que exista una industria para los trofeos pero sin embargo no haya una especialidad del diseño industrial que se ocupe de ellos. Clientes no faltarían. Son los que no se conforman con ninguna de las mil versiones de la socorrida copa, ni con el kitsch de las figuras alegóricas y que se resisten a recurrir al escultor de turno para que con ello se cotice el galardón. Son gente como Lluís Morón y Carmen Revilla, que cuando en 1995 decidieron organizar los Premios Signes para estudiantes de diseño no cayeron en la tentación de buscar los trofeos en un catálogo. Eso hubiera sido lo fácil. Ir a una tienda especializada, que las hay, y comprar el más grande, para que fuera bien visible en el momento de la entrega y para que después nadie se lo dejase olvidado en el asiento de taxi. Se hubieran ahorrado el problema de tener que hacer el encargo a un diseñador y el engorro de producir las piezas, siempre costosas cuando se trata de series muy cortas. Una molestia que, para que fuera todavía más considerable, han repetido cada año. Desde entonces, para cada nueva edición de los Premios Signes hay siempre un nuevo trofeo, que además lleva la firma de un diseñador reconocido.

Si se supone que el trofeo tiene que ser el broche de oro a un esfuerzo reconocido, ese trofeo también debería ser un premio en sí mismo, con más razón si el que lo recibe ilusionado es un joven estudiante a punto de iniciarse en la profesión. La Fundación Signes, que es ahora quien organiza estos premios, siempre quiere para ellos lo mejor y durante nueve convocatorias ha invitado a diseñar estos trofeos a una serie de profesionales consagrados que, a su vez, ya han recibido muchos trofeos a lo largo de sus carreras, entre ellos el más importante que se le puede conceder en este país a un diseñador: el Premio Nacional de Diseño (por cierto, una escultura). Son por un lado Peret, Pepe Cruz Novillo, Javier Mariscal, Daniel Nebot, Alberto Corazón e Isidro Ferrer, que ya lo tienen, y por otro Carlos Rolando, Óscar Mariné y Lluís Morillas, que en justicia también deberían tenerlo. Todos ellos han puesto muchas ganas y lo mejor de su creatividad para dar el ejemplo que les corresponde y para sumar, con el paso de los años, una colección de trofeos que no tiene comparación y que ahora el fotógrafo Pere Selva ha inmortalizado en estos retratos.

Quien seguro que no olvidará nunca su trofeo será el ganador o ganadora de la X (10ª) edición del Premio Signes. Obtendrá una codiciada beca para trabajar en Ivrea, pero sobre todo se llevará una pieza única firmada por el que seguramente es hoy el más veterano y venerable de los diseñadores de todo el mundo, Ettore Sottsass, que ya está cerca de cumplir los noventa años y sigue disfrutando de su profesión con la misma pasión de siempre. No hay mejor ejemplo que pueda darse a los que ahora comienzan. El trofeo, que es una versión de su florero Shiva, quiere simbolizar también de manera muy explícita que en Signes, después de una decena de convocatorias, tampoco han perdido la trempera por esa labor que están haciendo desde su Fundación. Una labor que por otro lado a ellos también se les ha reconocido con un Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial (por cierto, diseñado por Alberto Corazón). El trofeo de Sottsass simboliza todo eso y mucho más, porque rinde homenaje a un maestro del diseño que a finales de los años sesenta se enamoró locamente de una estudiante de la escuela Eina, llamada Eulalia, y que por ella viajó durante mucho tiempo a Barcelona. El florero Shiva que produce Bd Ediciones de Diseño desde 1972, ahora convertido en un dorado trofeo, es el único recuerdo que quedó de aquella relación apasionada. / RU

Texto sobre los diseños de trofeos para los Premios Signes.

Trabajos relacionados

La fiesta de los campeones

Signes, 2002

20 años de Signes y 7ª edición de su Premio para estudiantes de diseño.