Lo que no se comunica no existe. Lo decía Oliviero Toscani y era bien cierto. Podríamos decir que no he existido públicamente en los últimos treinta y cinco años. Ha sido por voluntad propia. Esta es la webiografía de mi vida laboral durante todo ese tiempo y está recogida de una manera personal, porque en mi caso se mezclan ambas cosas. Es una labor muy ecléctica y difícil de etiquetar que tiene una conexión con Pepa Reverter, con quien comparto proyectos, estudio y vida. Está concebida y ordenada como un archivo que documenta la mayor parte de los trabajos que he realizado. Los recientes y también los antiguos. Los que pertenecen al pasado hay que contemplarlos con la perspectiva del tiempo, mirando la fecha, porque en esta profesión parece que todo envejece demasiado deprisa y se suele mostrar solamente lo que está de actualidad, generalmente con pocas explicaciones. Este no es el caso. El texto está siempre muy presente en mi trabajo. Carlos Rolando también dijo que una palabra vale por mil imágenes y de todas las que aparecen aquí me quedo con una que lo resume todo: gracias. A las empresas, instituciones, colaboradores y amigos que han hecho posible lo que se muestra aquí.